lunes, 3 de diciembre de 2012

LipBook: Los problemas de los labios agrietados


Hoy seguimos con otra entrada más de 'The little lip book'. Si queréis ver la primera de ellas, sólo debéis pinchar aquí. Durante las próximas semanas iremos tratando los problemas que con más frecuencia ocurren en nuestros labios. En la entrada de hoy comenzaremos a tratar el tema de cómo se producen los labios agrietados.


El problema más común de nuestros labios es el agrietamiento, que es cuando se rompe o se raja la capa superficial de queratina que recubre nuestros labios. Las razones más comunes para la formación de grietas de los labios son morderse o humedecerse los labios con frecuencia, la deshidratación y el daño del sol. En el último caso en concreto, el daño es causado por la exposición a ciertos rayos ultravioletas del sol.

La deshidratación suele ocurrir más comúnmente en ambientes secos. Aunque también puede ocurrir en un clima frío con calor artificial o por respirar por la boca (en lugar de por la nariz), por ingerir insuficientes líquidos o por la pérdida excesiva de líquidos.

Otro factor que produce la deshidratación de los labios es la humectación constante de los labios con saliva. Esto elimina los aceites protectores naturales en el tejido de los labios, y a su vez permite que la humedad natural de los labios se evapore. Esta pérdida de humedad acaba terminando en sequedad y agrietamiento de la superficie del labio.


La exposición a los rayos ultravioleta del sol es otra razón por la que los labios se agrietan. Los rayos ultravioletas del sol provocan daño en las células productoras de queratina, que son las que crean la capa protectora externa del labio. Los labios también pueden sufrir las quemaduras del sol al igual que la piel normal. También al igual que la piel normal, una vez que las células se dañan, se rompen y se caen.

Cuando los labios pierden estas células, se vuelven agrietados. El agrietamiento continuará hasta que todas las células dañadas se caigan y las células nuevas las reemplacen. Sin embargo, es importante darse cuenta de que incluso las células nuevas están ligeramente dañadas, ya que el daño que el sol produce a las células de la piel es permanente y se acumula con el tiempo.


De vez en cuando, algunos productos naturales como el limón o el vinagre, que entran en contacto con la superficie del labio de la hora de comer, también pueden causar daño o inflamación a algunas personas.

Una vez que la superficie del labio está dañada de alguna manera, la flexibilidad de los labios también se reduce ya que se pierde la humedad. Esta pérdida de flexibilidad hará que los labios se agrieten más, debido a que no se pueden estirar sin romperse.



Por ello, debemos aplicar Carmex lip balm siempre, para mantener nuestros labios hidratados, protegidos y cuidados. Además, si utilizamos cualquiera de las versiones con SPF 15, mantendremos a nuestros labios protegidos de los rayos ultravioletas.

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...